www.sulpc.org www.sulpc.org
Portada
Saludo del Provincial
Compañía
Provincia del Canadá
¿Qué hay de nuevo?
Servicios
Obras
Llegar a ser Sulpiciano
Publicaciones
Donaciones
Interacción
Mapa del sitio
Espacio privado
Ofertas de empleo
Vínculos
Búsqueda
Espiritualidad

Espiritualidad


Pentecostés de Charles LeBrun, pedida para la capilla del Seminario San Sulpicio por Jean-Jacques Olier. Este cuadro se encuentra actualmente en la Capilla de la Casa Sulpiciana: 6, Rue de Regard, Paris.

 
En su servicio a los sacerdotes y a los futuros sacerdotes, los Sacerdotes de San Sulpicio se apoyan en la Espiritualidad de la Escuela Francesa, en particular tal como la vivió y formuló Jean-Jacques Olier. Por supuesto que no se proponen de ninguna manera imponer a los futuros sacerdotes diocesanos una espiritualidad derivada de una escuela particular, pero encuentran en ella una inspiración común, y un espíritu singularmente favorable para el respeto y la educación de una verdadera libertad espiritual. Esta espiritualidad está totalmente centrada en la unión con Jesucristo, en la comunión con sus misterios, sus disposiciones, sus actitudes interiores, su anonadamiento (kénosis) y de manera especial su amor filial hacia Dios, su Padre. “Vivir por encima de todo para Dios en Cristo Jesús Nuestro Señor”, propone de entrada el Pietas Seminarii (I), síntesis de la espiritualidad del seminario de San Sulpicio en sus orígenes.

Esta unión con Jesucristo implica una gran docilidad (apertura) al Espíritu Santo. Jean-Jacques Olier empleaba con gusto la expresión: Abandonarse al Espíritu (Se laisser à l'Esprit) para expresar la disposición permanente hacia la cual hay que tender. La vida interior no es otra cosa que la unión con Jesucristo, en la docilidad al Espíritu. Es una espiritualidad básicamente apostólica y misionera. Todos los miembros de la Compañía deben estar listos para ir a donde los lleve la impetuosidad del Espíritu. Pero ese espíritu apostólico se alimenta de esa contemplación de Jesucristo que Jean-Jacques Olier quiere difundir en el clero.

Esa vida espiritual se alimenta, según la expresión de Jean-Jacques Olier, de las “dos mesas”, la de la Palabra de Dios y la de la Eucaristía. Esta última evoca la Cena, en la cual los apóstoles se alimentaron de Cristo, convirtiéndose así en los doce fundamentos de la Iglesia. En consecuencia, en esta espiritualidad “los santísimos apóstoles”, llamados “El Colegio Apostólico”, son honrados e invocados de manera particular (Cfr. Pietas seminarii, VI).  Esta espiritualidad integra también una devoción profundamente filial a la Virgen María, Madre del Verbo Encarnado y Sede de la Sabiduría en vista de contemplar e imitar su vida interior.

Para profundizar este tema, las personas interesadas pueden consultar las siguientes fuentes:
  • COMPAGNIE DE SAINT-SULPICE, Histoire, mission et esprit, Paris, Imprimerie Laboureur, 1985, 20 pp.
  • COMPAGNIE DE SAINT-SULPICE, Pratiques pédagogiques et tradition spirituelle, Paris, Imprimerie Laboureur, 1985, 20 pp.
  • COMPAGNIE DE SAINT-SULPICE, Directoire spirituel pour la formation au ministère presbytéral, Paris, Imprimerie Laboureur, 1985, 27 pp.
  • Bureau d'Étude et de Recherches de la Province de la France de la Compagnie des Prêtres de Saint-Sulpice, La formation des futurs prêtres à la prière, Perpignan, Presses de l'agence Magnificat, 2003, 25 pp.
  • Bureau d'Étude et de Recherches de la Province de la France de la Compagnie des Prêtres de Saint-Sulpice, Une pédagogie de la liberté. Notes pédagogiques sur la formation des prêtres aujourd'hui, [s.l.], [s.é.], 2009, 2e éd., 88 pp.

Para ver bibliografía sobre la espiritualidad sulpiciana haga ‘click’ aquí.

ed @ Peter Krasuski Source http://www.sulpc.org/ed/spiritualite_es.html

© 2017 Los Padres de San Sulpicio de Montreal. Todos los derechos reservados. | Realización
Versión para
impresora  Imprimir
Comentarios
Recomendar
Menu