www.sulpc.org www.sulpc.org
Portada
Saludo del Provincial
Compañía
Provincia del Canadá
¿Qué hay de nuevo?
Servicios
Obras
Llegar a ser Sulpiciano
Publicaciones
Donaciones
Interacción
Mapa del sitio
Espacio privado
Ofertas de empleo
Vínculos
Búsqueda
Misión y pedagogía

Misión y pedagogía
La Misión

La Compañía de Sacerdotes de San Sulpicio se ha propuesto como misión: el servicio de "aquellos que son ordenados para el ministerio presbiteral"(Constituciones, art. 1), sacerdotes y futuros sacerdotes. A fin de estar cercanos a aquellos a quienes tienen la misión de servir, los sulpicianos siempre han querido seguir siendo sacerdotes diocesanos y permanecer incardinados en sus diócesis de origen. No hacen ni votos ni promesas. Están unidos entre sí por la caridad sacerdotal y por la voluntad de cumplir su ministerio bajo la autoridad de sus superiores, con la ayuda y las exigencias de la vida común.

Eso es lo que recuerdan las Constituciones de la Compañía en el artículo 1:

Dedicada a Jesucristo, Sumo sacerdote, la Compañía de Sacerdotes de San Sulpicio, nacida del apostolado de Jean-Jacques Olier, su fundador, es una sociedad de sacerdotes diocesanos que tienen como vocación el servicio de aquellos que son ordenados para el ministerio presbiteral.

Con esa preocupación fundamental se entregan al discernimiento de las vocaciones, a la formación inicial y permanente de los sacerdotes, o ejercen otros ministerios. Lo hacen con la preocupación de educar para la "vida interior" y de formar "el espíritu apostólico".

La Compañía es una sociedad de vida apostólica de derecho pontificio (art. 1).

Colaborando con los Obispos, la Compañía quiere comulgar con la preocupación de toda la Iglesia y participar en los intercambios entre las Iglesias particulares. Por eso, sus miembros pueden ser llamados a ejercer sus funciones en países alejados de su país de origen. Donde quiera que se encuentren, orientarán su solicitud pastoral de manera que sea útil a la expansión del Evangelio entre los no cristianos (art. 3).

Ese servicio de la formación busca un mismo fin último: ayudar a los candidatos al ministerio a arraigarse en el espíritu de Cristo, Maestro, Sacerdote y Pastor, y a hacerse aptos para ejercer el ministerio de la enseñanza, de la santificación y de la dirección del pueblo de Dios (art. 12).


La pedagogía

La pedagogía puesta en práctica por la Compañía es el fruto de una experiencia larga y reflexionada. Se la puede resumir en los siguientes puntos fundamentales (Constituciones, art. 14):
  1. El ejercicio colegial de las responsabilidades, que se aplica en primer lugar al equipo de los formadores, pero reclama también la colaboración de los candidatos al ministerio, del presbiterio diocesano y de los otros miembros de la comunidad cristiana.
  2. Una vida de comunidad real entre formadores y candidatos, de manera que se constituya una "comunidad educadora" que prepare para la corresponsabilidad y que permita las confrontaciones necesarias y un mejor discernimiento de las vocaciones.
  3. Una iniciación progresiva a la vida espiritual personal, que se realiza más particularmente por medio de una dirección espiritual regular.
  4. Una gran preocupación por la libertad espiritual de los candidatos, favorecida por la clara distinción entre la responsabilidad del Consejo de formadores y la del Director espiritual, al mismo tiempo que por las reglas sulpicianas que fijan sus relaciones (cf. art. 135, 136, 137).
  5. La búsqueda constante de la unión con Cristo, en quien los sacerdotes encuentran la unidad de su vida (cf. P.O. 14). Es en esta búsqueda donde se esforzarán por unificar las distintas dimensiones de su formación (humana, espiritual, intelectual y pastoral).  
La pedagogía de San Sulpicio insiste en: la responsabilidad colegial en todos los niveles (art. 15 y 17), la relación con otros ministerios y el contacto con las realidades de la Iglesia y del mundo (art. 16), el rol de la dirección espiritual y la función de los directores en la enseñanza, la formación académica y la producción literaria (art. 18-23), la perspectiva pastoral y misionera de la formación y del ministerio presbiteral (art 1-3 y 10 -12), la comunidad educadora bajo la responsabilidad del Superior (24), la vida en comunidad con los seminaristas (art 25), y finalmente, el hecho de que los seminarios constituyen centros de reflexión teológica y pastoral importantes para una diócesis o una región. (art. 26).

Sobre esta vida en comunidad leemos en las Constituciones:

“…Persuadidos de que el compartir su vida sacerdotal es la más profunda y eficaz de las enseñanzas, los Padres de San Sulpicio vivirán en comunidad estrecha con los candidatos al ministerio. Favorecerán un diálogo verdadero que les permita a todos sentirse responsables de la única comunidad. De esa manera, serán descubiertas y experimentadas las condiciones concretas del ejercicio del ministerio en la Iglesia, bajo el doble aspecto de vida fraternal y de participación en una misión común. En este contexto se manifestarán más claramente las aptitudes para el ministerio…” (art. 25).

Para profundizar este tema, las personas interesadas pueden consultar las siguientes fuentes:
  • COMPAGNIE DE SAINT-SULPICE, Histoire, mission et esprit, Paris, Imprimerie Laboureur, 1985, 20 pp.
  • COMPAGNIE DE SAINT-SULPICE, Pratiques pédagogiques et tradition spirituelle, Paris, Imprimerie Laboureur, 1985, 20 pp.
  • COMPAGNIE DE SAINT-SULPICE, Directoire spirituel pour la formation au ministère presbytéral, Paris, Imprimerie Laboureur, 1985, 27 pp.
  • Bureau d'Étude et de Recherches de la Province de la France de la Compagnie des Prêtres de Saint-Sulpice, Une pédagogie de la liberté. Notes pédagogiques sur la formation des prêtres aujourd'hui, [s.l.], [s.é.], 2009, 2e éd., 88 pp.

ed @ Peter Krasuski Source
    http://www.sulpc.org/ed/mission_es.html

© 2017 Los Padres de San Sulpicio de Montreal. Todos los derechos reservados. | Realización
Versión para
impresora  Imprimir
Comentarios
Recomendar
Menu